Un almuerzo con historia y a colores 4


L'ecole de gastronomieEl sábado era uno de esos días especiales: mi primer proyecto on line cumplía sus primeros 10 años (!!!) y mi marido me invitó a almorzar. Salimos como casi todos los fines de semana, sin destino cierto, pero con muchas ganas de caminar y recorrer las callecitas de Buenos Aires.

Igual ese día tenía en mente un lugar: L’ecole de gastronomie, un restó muy acogedor, lleno de detalles, con buena comida y buena música. Lo había elegido porque además, en una pequeña asociación personal, qué mejor lugar para festejar un aniversario de TuRemanso que en L’ecole! (“la escuela” en francés).

El asunto fue que al llegar estaba cerrado.

Toda una complicación.

Era temprano, apenas las 12 y monedas… pero cuando tenés hijos comer a tarde no es una opción. Aimé come religiosamente a las 12:30. Mientras deliberábamos qué hacer, le plantee a Fer mi secreta asociación… entonces él me dijo: “querés que festejemos acá, festejamos acá” y tocó el timbre. Salió un chico muy atento y nos explicó que habrían a las 12 y media… no se qué le dijo Fer, pero nos dejó pasar y en seguida nos atendió una moza muy simpática y amable. Doce y media estábamos comiendo el primer plato.

L'ecole de gastronomie reseña y fotosEn la carta los platos van de los $28 a los $39 e incluyen pastas, lomo, cerdo, salmón y, claro, opciones vegetarianas. Entre los postres encontrás: creme Brulee de Baileys ($18), leche condensada, con semillas de amapola y frutos rojos ($20); o fondeu de chocolate con frutas, almendras, merenguitos, etc -recomendada para dos personas- por $35. L’ecole no cobra cubierto, pero no te va a faltar el pan calentito y una salsita riquísima de queso crema y morrones.

Si comer a la carta no es lo tuyo, podés elegir entre un menú de dos o tres opciones con bebida por tan sólo $39 o $43 respectivamente. De entrada tenés varias opciones, como por ejemplo las berenjenas horneadas con tomate y queso fundido o la ensalada colestow con pollo, que incluye zanahoria, repollo blanco y morado, rabanitos y un suave aliño cremoso. Para los platos principales podés optar entre el risotto de quesos con rúcula fresca y provolone (exquisito, super cremoso!!!); tacos de trigo con hebras de carne, pimientos y cebollas; wok occidental de pollo con calabaza horneada, vinagreta de mostaza y miel; entre otros. De postre: helado de vainilla con frutas (salvo el durazno, frescas) y almibar de cedrón o panqueque con dulce de leche y salsa de frutos rojos.

No es la primera vez que voy a Lécole, y siempre la atención es esmerada, nunca te van a faltar el pan en la mesa, el queso rallado (abundante y rallado grueso, como a mí me gusta) o la pimienta en grano con molinillo hiper-gigante y todo. Entre plato y plato sólo el tiempo justo, ni más… ni menos. Embarazada, recuerdo haber comido unos ñoquis caseros con crema y no se que cosa que eran extremadamente deliciosossss: chicos: retornen con ese plato en invierno!!!!

Una de las cosas características de L’ecole es la frondosa enredadera que hace las veces de pérgola, tan tupida en verano que adentro del local no entra el sol. Lo ideal es sentarse en la vereda en las mesitas divinas con mantel blanco y disfrutar de la brisa… debo fotos porque cuando salimos estaba lleno y no me daba sacarle a la gente… tengo alma de escritora, no de fotógrafa jajaja.

mi flickr

L’ecole de gastronomie
Thames 1795 – esquina Costa Rica
4833-9127
http://www.lecolepalermo.com.ar

Esquina privilegiada, de un lado Lelé de Troya y del otro Tintha!!


Acerca de Cin

Sra d 40, aunque parezca d 30. Mi secreto: cocinar, reír fuerte, conectar y soñar despierta. Asesoro a emprendedores sobre redes sociales y blogging. Acá juego :-)


Qué andás pensando? Te gustó el post? Contame

4 ideas sobre “Un almuerzo con historia y a colores