Ser productivos sin dejar de ser felices 5


Hoy  vamos a hablar de productividad emocional.

A lo largo de nuestro día se suelen presentar situaciones que nos estresan, reacciones que nos enojan, actitudes que nos entristecen.

Y cada día las pasamos por alto, reaccionamos por demás o las dejamos que maduren en segundo plano; hasta que un día -nadie sabe por qué- estamos demasiado deprimidos, demasiado enojados, demasiado apáticos o demasiado enfermos como para hacerle frente a las cosas cotidianas.

¿Cómo llegamos a esto?

Ante la perspectiva de la depresión, del pesimismo, de la irascibilidad pocas veces nos resulta fácil ver su origen. Es más sencillo ver esta conducta acumulativa con el cuerpo.

Un día me encuentro con 5 kilos de más y no hago nada… no es que cambiara mi alimentación cotidiana o si lo hice no me dí cuenta. Lo dejo pasar y cuando quiero acordar tengo 20 kilos de más. Claro que para hacer algo al respecto me centraré en la dieta y el ejercicio; sin embargo hay algo más profundo detrás de ese aumento de peso: puede ser estrés, desfasaje hormonal, depresión, insatisfacción, caprichos, falta de autoestima y un sinfín de factores que juntos o separados traen consecuencias indeseables para la salud. Concentrarse sólo en la dieta y el ejercicio es como cortar la hierba mala desde la superficie, siempre volverá a crecer. Hay que ir al fondo del asunto, analizar cuáles son los factores que inciden y cómo se pueden revertir.

Otro ejemplo que seguramente les “hará ruido” es el de orden en la casa, cada día contribuimos con pequeñas cuotas de desorden que sumadas se vivencian como el “caos del fin de semana”.

Si lo vemos de esta manera, es más fácil darse cuenta que nuestras acciones cotidianas incorrectas, inconscientes o cortoplacistas desencadenarán una necesidad de atención en el futuro, sino miren este ejemplo práctico. :-/

Ser feliz y productivo

Cuando hablamos de productividad no sólo nos referimos a la facultad de obtener los resultados deseados en el menor tiempo posible, sino sentirse bien al respecto.

La emoción es un aspecto importante dentro de la vida de los seres humanos. Querer comportarnos como máquinas eficientes además de imposible, es contraproducente.

Si logro realizar la mayor cantidad de cosas en el menor tiempo pero no logro disfrutar del proceso… lo único que consigo es un pase libre al estrés acumulativo y de allí estoy a un paso de la obesidad, las enfermedades coronarias, la depresión… No es un buen prospecto ¿no?

Semana a semana iremos compartiendo algunos trucos, tips y experiencias que te reconciliarán con las ganas de hacer sin perderte como mujer, como madre o como emprendedora.

La vida a colores puede ser muy productiva!

Sólo necesitamos organizarnos un poco sin perder el foco en lo que realmente importa: Sentirnos a gusto con lo que hacemos, con nosotras mismas y con quienes nos rodean.

FOCUS !!


Acerca de Cin

Sra d 40, aunque parezca d 30. Mi secreto: cocinar, reír fuerte, conectar y soñar despierta. Asesoro a emprendedores sobre redes sociales y blogging. Acá juego :-)


Qué andás pensando? Te gustó el post? Contame

5 ideas sobre “Ser productivos sin dejar de ser felices

  • Patricia

    Me describe tan perfectamente… me alegro que se haya reactivado el blog y espero todos los posts a futuro, especialmente de este tema y el resto también… si empiezo a contar lo mio no paro!
    Gracias!

  • Julieta GB

    Me encantó el tema! El día a día hace que me olvide de ser feliz con cada cosa, porque uno elije hacer o dejar de hacer algo, y elegir para que nos entristezca lo que hacemos es estar fallado…
    Espero los tips!
    saludos!!!

  • Cin Autor

    Hola Patricia y Julieta: Bienvenidas y gracias por dejar sus comentarios. Es un tema atrapante, poco a poco iré colgando tips, anécdotas e ideas sobre productividad siempre desde la mirada femenina.
    Espero verlas seguido por aquí 🙂

  • Alejandra

    Me gusto mucho este post :o) Como dicen las chicas mas arriba, uno se siente muy identificado y parece que nos hablaras directamente, pero lo que es mas importante (por lo menos en mi caso) es que me siento muy acompañada y desde que conoci Efecto Bling! cada mañana paso a tomar mi dosis.
    Lo del desorden en la casa es terrible! cuando hay desorden no me deja estar en paz (soy un poquito histerica con el orden) por eso tambien aprendi a relajarme, a estar sin dejar estar. En general me hago lo que llamo “trabajo mental”: ponele que pretendo dejar los platos sucios de la noche y lavarlos mañana, pero se que mañana me va a molestar verlos ahi, entonces (aplicando el curso ;o)) me digo: “no dejes para mañana lo que podes hacer hoy, no dejes para mañana lo que podes hacer hoy” y listo, me voy a dormir tranquila.

    Gracias Cin por tus muy inspiradores post :o)
    Besitos

    • Cin Autor

      Jajaja Gracias Ale!!! Un placer poder ayudar e inspirar 🙂
      Lo bueno es encontrar el equilibrio y es también lo más difícil. Pero se puede, poquito a poco, sin meterse presión o fechas tope.
      Abrazooooo