El caso del bebé que llora 4


Continuando con el post de ayer sobre madres productivas

Un clásico de horizonte es el llanto del bebé con sueño. Vos pensás… ok, tenés sueño amorcito… entonces… DORMITE!! jajaja pero no funciona así (lamentablemente chicas!). Casi seguro que en ese momento tenés mil cosas por hacer que requieren tu máxima atención y eso el bebé lo percibe. Tu cabeza a mil interfiere con sus ganas de dormir y eso lo desconcierta.

Conclusión: bebé llora, mamá hiperventila, grita, llora, practica el ruego sistemático, ofrece ofrendas de paz o las 5 cosas juntas… a la larga bebé se duerme de cansancio, mamá cansada no tiene ya energía o concentración para cumplir con sus tareas. #Fail

Solución: Aplicando la regla de los 5 minutos se puede salvar esta situación en un Win-Win. “¿En serio? no me jodas!!! “

5 minutos con tu corazón en sintonía

Los niños y especialmente los bebés cambiaron el cordón umbilical por el cordón etérico. Ellos perciben mejor qué nadie qué sentís y qué pensás, aunque no lo expreses. Están conectados las 24 hs los 365 días del año, sin interferencia, sin corte de servicio y sin costo alguno… en un punto ellos son el reflejo de tu propia vida: cuando estás con los cables cruzados los vas a ver más irritables, llorones, gritones (independientemente de su naturaleza, claro) que de costumbre. En vez de pensar que te quieren torturar justo cuando vos querés paz, ponete a pensar que ese bebé o niño está sufriendo. Está sufriendo porque percibe que esa mamá no está bien, la desconoce,  eso lo desconcierta y le da temor. ¿Sabías que muchas veces las “broncas” son en realidad manifestaciones de miedos?

Bueno, tranquila, no pases de “madre-histerica” a “madre-culposa”, todos tenemos derecho a tener malos días y no pasa nada… en la ecuación final en la memoria de tu hijo, prevalecerá siempre el amor que sabes darle. Los niños no esperan madres perfectas (sino mirala a Bree y contame) sino madres humanas que los amen profundamente y que tengan la grandeza de demostrarlo sin tanta pompa y circunstancia.

Volviendo al point!

Te decía que aplicando la regla de los 5 minutos la situación se revertía en un win-win, te cuento como:

Bebé llora (de sueño, de hambre, de cólicos, de aburrido, de frío, de calor, de sed, de dolor) mamá deja lo que está haciendo y analiza la situación (es decir, por qué llora el bebé) luego aplica la regla de los 5 minutos de entrega total a ese ser al que le ha dado la vida: lo acuna, lo mece, lo alimenta, lo abraza, lo besa, le da la teta, le hace masajitos, lo acaricia, le hace cosquillas. El truco no son en sí los 5 minutos, sino la atención completa: mente, cuerpo y corazón que mamá le da a bebé. Sería algo así como aplicar el mindfulness (atención plena, una práctica budista que lleva a la iluminación >leete esto<) en la maternidad.

Tip: Si lo estás haciendo dormir esperá a sentir el cambio en su respiración y en el peso de su cuerpo, así y todo reservale 3 minutos más con todo tu amor y atención… son 3 minutos que hacen la diferencia.

Cuando vos estás en dos lugares a la vez: meciendolo con un pie mientras tipeas en la compu (por ejemplo) el bebé siente que no tiene un espacio en vos y usa su medio de expresión conocido: el llanto. Entonces… él no duerme y vos no trabajás. Cuando el bebé siente que tiene un espacio en tu mente se relaja, descansa mejor y por más tiempo.

Convirtiéndonos en mejores personas

Nuestros miedos, enojos, frustraciones repercuten inderectamente en nuestros hijos. De ahí que siempre digo que la maternidad (propia o sentida) es un medio para ser una mejor persona. Los niños te llevan a querer mejorarte, te impulsan a crecer. Hay que abrazarse a ese impulso, hay que dejarlo madurar… los hijos te transforman la vida para siempre, hay que poder abandonar los viejos hábitos y aprender a convivir con estos nuevos, porque es gracias a ellos como una se convierte en mamá y ese grupo de 2 o 3 o 4 o 5… se convierte en familia!

Entregate y permitite disfrutar esos minutos, los niños crecen muy rápido y no piden permiso para eso. Todo se puede acomodar menos el tiempo en el que se gesta el vinculo que te convierte en algo maravilloso: ser mamá.

Cuando nos agarra ese delirio insano de querer ser perfectas y que todo esté en su lugar, impecable y  organizado preguntate si eso es lo que está en el top 3 de tu escala de valores. No digo dejarse estar y abandonar la higiene o las responsabilidades (no te hagas la osa!! jajaja) sino digo permitirte disfrutar de esos instantes que se evaporan demasiado rápido y nunca más se podrán recuperar.

Las horas de sueño, los madrugones, las urgencias, las medias corridas, las manchas de comida en la ropa, el pelo ingobernable… todo eso va y viene. Los primeros tres meses se hacen eternos, los siguientes 3 meses lentos… pero el resto pasa demasiado rápido.

La sonrisa de tu bebé cuando menos te lo esperes será la sonrisa de un nene o de una nena y cuando vuelvas a pestañear ya lo será de un adolescente… no hay  fast forward en la vida amiga!!

Hay que aprender a vivir los instantes tal y como se nos presenta disfrutando a conciencia y agradeciendo la oportunidad de tenerlos!!!!!!!

Créditos de las fotos: Kaity Ayres / Most beatiful darling vistos en Pinterest


Acerca de Cin

Sra d 40, aunque parezca d 30. Mi secreto: cocinar, reír fuerte, conectar y soñar despierta. Asesoro a emprendedores sobre redes sociales y blogging. Acá juego :-)


Qué andás pensando? Te gustó el post? Contame

4 ideas sobre “El caso del bebé que llora

  • Nora

    Sumamente interesante este artículo! Digno de compartir! y así lo hice con mi hija y mi nuera que están en esa hermosa etapa de criar a esos adorables niños que son mis nietos!!!

  • Cin Autor

    Muchas gracias Nora!!!!!!!!!!!! Una alegría conocerte y muy hermosas tus palabras. Cuando se escribe con el corazón, se percibe. Felicidades por esos nietos!!!!!!!!!!!!!!!

  • Alejandra

    Me encantó!! La verdad que estoy poniendo en práctica eso de los 5 minutos y me está ayudando un montón. Si bien mi gordito es bastante tranquilo, todo un señor, gracias a Dios, de vez en cuando, como niño que es, tiene sus momentos… y yo antes decía: Aaayyy, justo ahora que necesito que estés tranquilo te ponés así! y bue..ahora poniendo en pausa mi labor y atendiéndolo en esos momentos, de verdad que el pequeño se calma y me devuelve una sonrisa tan grande que lo supera todo!! Gracias, mil gracias!! Un cariño enorme para vos!!