Mi vuelta al mundo


Decía Lao Tse que un viaje de mil millas comienza con el primer paso.

Así de simple es mi travesía.

No recuerdo cúando es que dí ese primer paso, lo que estoy segura es que fue rodeada de amor, y agradezco infinitamente a cada corazón anónimo y conocido que me impulsó y sostiene.

Confieso que hacia finales del año pasado me agarró una especie de urgencia por escribir libros. Bichito de escritor, conjunción planetaria, impulso, propósito… algo de eso o todo junto.

Lo cierto es que tengo varios “proyectos editoriales” (wooowww!! jajaja) algunos referidos a la educación de cara al 2025, otro a dueto con una grande (channn!! redoble de tamboresss) y finalmente este proyecto más personal que surge de una necesidad de compartir inspiración.

Lo más loco de todo esto es la forma en que los sucesos se fueron desencadenando uno a otro, con mayor o menor impacto. Mi vida no sería lo que es ahora si no hubiera vivido cada instante -“bueno” y “malo”-, si no hubiera logrado soltar el pasado para aferrarme a lo que verdaderamente suma: lo que logramos aprender de él.

Lo más maravilloso de este viaje es la capacidad de agradecer y de irradiar luz; cada minuto se convierte en oportunidad.

Cuando lo que comienza a importar es el durante… cuando cada respiración se agradece como un millón de soles… cuando disfrutamos de cada experiencia que la vida nos ofrece… creo que es allí cuando comenzamos a redescubrirnos como quienes somos en realidad.

La fotografía de la bici de ensueño la encontré en Pinterest


Acerca de Cin

Sra d 40, aunque parezca d 30. Mi secreto: cocinar, reír fuerte, conectar y soñar despierta. Asesoro a emprendedores sobre redes sociales y blogging. Acá juego :-)

Qué andás pensando? Te gustó el post? Contame