Amar la humanidad que hay en el otro 4


Les quiero contar de un proyecto que me emociona. Un proyecto que nació en Italia y que llegó a Argentina (y a otros puntos del planeta) en forma de cuento:


“Entramos en un pequeño café, pedimos y nos sentamos en una mesa. Luego entran dos personas.:
– Cinco cafés. Dos son para nosotros y tres “pendientes”.
Pagan los cinco cafés, beben sus dos cafés y se van. Pregunto:
– ¿Cuáles son esos “cafés pendientes”?
Me dicen:
– Espera y verás.
Luego vienen otras personas. Dos chicas piden dos cafés – pagan normalmente. Después de un tiempo, vienen tres abogados y piden siete cafés:
– Tres son para nosotros, y cuatro “pendientes”.
Pagan por siete, se toman los tres y se marchan. Después un joven pide dos cafés, bebe sólo uno, pero paga los dos. Estamos sentados, hablamos y miramos a través de la puerta abierta la plaza iluminada por el sol delante de la cafetería. De repente, en la puerta aparece un hombre vestido muy pobre y pregunta en voz baja:
– ¿Tienen algún “café pendiente”?

Este tipo de caridad, por primera vez apareció en Nápoles. La gente paga anticipadamente el café a alguien que no puede permitirse el lujo de una taza de café caliente. Allí dejaban en los establecimientos de esta manera no sólo el café, sino también comida. Esa costumbre ya ha salido de las fronteras de Italia y se ha extendido a muchas ciudades de todo el mundo.”

[El café pendiente – Tonino Guerra, contó la historia de uno de sus directores Federico Fellini y Vittorio De Sica. Incidente que, según él, puede traer lágrimas a cualquiera.]

Mi propia historia

Me parece una idea magnífica, no porque sea la salvación universal, sino porque la siento como un gran gesto de humanidad. Hay muchas ONGs y personas de buena voluntad que donan comida, ropa, medicamentos a las personas de bajos recursos económicos. Pero el acto de tomar un café es algo que va más allá de la supervivencia. Es regalar un momento de disfrute, de reflexión, una pausa,  una conversación… es regalar humanidad.

Hace algunos años, en mi otra vida [de trabajo en relación de dependencia], mi compañera de oficina y amiga contrató a unos señores que vivían en la calle para realizar unas tareas dentro de la oficina. El primer día llegaron sucios y con una actitud entre sumisa y desafiante. Ese día comieron con nosotros en el descanso del almuerzo, charlamos, nos reímos, contamos anécdotas y seguimos trabajando. Al día siguiente vinieron peinados, más limpios… con una actitud caballerosa y alegre. Estaban felices.

Me emocionó.

Me emocionó ver como la dignidad de un trabajo, pero sobre todo la dignidad de un trato de igual a igual (desde el alma) podía hacer una diferencia en la forma en que las personas se perciben a sí mismas.

Hacer servicio no tiene que ver con llenar una bolsa con comida o acercar un colchón. Hacer servicio significa poner el corazón dentro del plato de comida. Amar la humanidad que hay en el otro. [sobre esto escribí aquí]

De las palabras a la acción

Cuando leí la historia de Tonino Guerra circulando por FB antes de Semana Santa, me emocionó.

Pero cuando unos días después encontré “Un café pendiente” se me saltó un lagrimón!! Qué genial que alguien hubiera tomado la iniciativa de poner en acciones tan lindas palabras!!!!!!!!!

Enseguida me puse en contacto para conocer un poco más sobre la propuesta, que en menos de una semana ya tiene  página web, FB, Tw (con hashtag y todo: #uncafependientemas)  y dos locales que se sumaron (esperamos que sean muchísimos más!!!) para que podamos pasar y dejar nuestro café pendiente.

Aquí un mini reportaje a Sol Verdier

[detrás del movimiento en Argentina]

un-cafe-pendiente

 ¿En qué consiste “Un café pendiente?

Es una iniciativa que invita a realizar una acción solidaria, sin fines de lucro, basada en la confianza. Consiste en pagar anticipadamente un café a alguien que no tiene recursos para comprar una taza de bebida caliente.

¿Por qué “Un café pendiente?

Personalmente el cuento me hizo ruido y decidí pasar de un like a un “por qué no hacerlo?”. De chica con el colegio misionaba en el Chaco y daba clases de apoyo escolar. Hoy mis dias son otros: el trabajo y mi hijo ocupa un gran porcentaje de mi tiempo. Cuando me plantee desarrollar este proyecto lo pensé para las madres como yo, o para cualquier persona que quiere ayudar pero nunca encuentra el momento. Es un gesto chico, que puede hacer una gran diferencia.

¿Quiénes están detrás de “un café pendiente” ? 

Somos un grupo de personas que quieren ayudar. Si bien somos conscientes de que un café no cura la pobreza, ni calma el hambre de toda una vida, creemos que es un gesto que invita a ser una comunidad más solidaria. Dejamos de pensar en nosotros para pensar en el otro. Esa es la gran riqueza de esta idea.

¿Cómo podemos ayudar? (más allá del café)

  • Sumando locales gastronómicos que vendan café.
  • Llevando la lista de los locales participantes a comedores, iglesias y hospitales.
  • Donando vasos descartables.
  • Imprimiendo logos autoadhesivos.
  • Imprimiendo afiches.

“Un café pendiente” en las redes

Twitter // Web // Facebook // PDF

Gracias gracias gracias!!

Desde aquí un gracias enorme a Sol y a todos los que como ella no se quedan en los “estaría bueno” sino que accionan y aglutinan acción alrededor.
Seguramente la semana entrante daremos una vuelta por los dos locales -en la Ciudad de Buenos Aires- que ya se sumaron a la movida: “La perichona” y “Guapa” . Para los que viven en Pergamino  La cocina de Valisa  acepta recibir cafés y mufins pendientes.
Espero ver a alguno de ustedes por allí o sumando su bar o cafetería a la movida!!!
¿Qué te parece esta idea? ¿Hay un café pendiente en tu ciudad? ¿Tenés un local gastronómico y te gustaría sumarte?

Acerca de Cin

Sra d 40, aunque parezca d 30. Mi secreto: cocinar, reír fuerte, conectar y soñar despierta. Asesoro a emprendedores sobre redes sociales y blogging. Acá juego :-)


Qué andás pensando? Te gustó el post? Contame

4 ideas sobre “Amar la humanidad que hay en el otro

  • Luz

    Me encanta la propuesta y que se vayan sumando de a poco algunos cafés, ojala en algun futuro esto se convierta en una costumbre argentina, yo me sumo, sin dudarlo!!
    Saludos! 🙂

    • Cin Autor

      Gracias Luz y bienvenida!!
      Sería una hermosa costumbre que todos, agradeciendo la posibilidad de “tener” compartieramos con aquellos que “no tienen”. Abrazo y a seguir sumando cafés!!

  • Elisa J. de Méndez

    Me encanta la propuesta, espero q algún día, podamos ponerla en practica aquí en Venezuela, q con este gobierno se ha incrementado más el hambre y los indigentes y no solo el café, mi linda amiga, también la comida, sobre todo a esos niños q están en las calles………de este mi tan amado país… besos y mil gracias por compartir

  • audeni

    Hola, ya leí acerca del Cafe Pendiente, me pareció una buena atitud, hoy divulgue en mi blog, espero que en Brazil se pueda ponerla en práctica!

    Ojala tengamos un mundo mucho mas solidário!

    Saludos

    Audeni
    São Paulo, Brazil