Sopita calentita y cremosa! 3


Hoy les traigo magia, pero sin cubitos ni sobrecitos. Magia pura, la de la mama y la de la nona: comida vintage!

Con estos fríos las sopas nos hacen entrar en calor enseguida, son súper fáciles de hacer y además muy nutritivas:

Opción 1: Sopa naranja

Vamos a necesitar

[Aquí dejo las proporciones libradas al sentido común, yo les tiro las que usé en casa -somos 3-]

1/4 de  zapallo en trozos (bien lavados y con cáscara) podés reemplazar por calabaza

1 puñado de Perejil

1/2 Morrón rojo o verde

2 Papas (ayuda a espesar la sopa)

1 Puerro

2 Zanahorias

Sal gruesa (un puñadito)

Procedimiento

Llevamos a fuego lento con la tapa hasta que rompa el hervor y luego destapamos un poco y dejamos que el fuego haga su proceso. Cuando las verduras estén bien blanditas apagamos la hornalla, agregamos el sésamo, las semillas de chía, el gérmen de trigo  y dejamos reposar unos momentos.

Separamos las verduras y las colocamos en un recipiente, agregamos un poquito del caldo y procesamos hasta que quede con consistencia cremosa. A mi particularmente me gusta que quede con algo de textura, dejar algunos pedacitos de verdura… pero sobre gustos.

Empolvorear con queso rallado y servir bieeeen calentita!

Se puede acompañar de unas tostadas frotadas con ajo y un chorrito de aceite de oliva.

Opción 2: Sopa verde

Vamos a necesitar

[Aquí dejo las proporciones libradas al sentido común, yo les tiro las que usé en casa -somos 3-]

2 tazas de chauchas cocidas

3 ramas de apio (con hoja y todo)

1 Papa

1 batata

1 Puerro

2 Zanahorias

3 dientes de ajo

Sal gruesa (un puñadito)

Procedimiento

Llevamos a fuego lento  con la tapa hasta que rompa el hervor y luego destapamos un poco y dejamos que el fuego haga su proceso. Cuando las verduras estén bien blanditas apagamos la hornalla, agregamos las chauchas cocidas, semillas de amaranto, semillas de lino y levadura de cerveza en copos  y dejamos reposar unos momentos.

Separamos las verduras y las colocamos en un recipiente, agregamos un poquito del caldo y procesamos hasta que quede con consistencia cremosa. A mi me gusta agregarle unas cucharadas de queso crema, aceitunas y alcaparras. Ñam!

Atenti!

La sopa es para ser consumida en el día. Si querés dejarla armadita para otro día no le agregues puerro ni papa. Podés espesar con maicena.

Si no tenés procesadora no te hagas drama! Dejá que se cocinen un poco más las verduras y pisalas con el pisapapa 😀

¿Tienen alguna receta de sopa mágica? Compartaaaannnn!!!


Acerca de Cin

Sra d 40, aunque parezca d 30. Mi secreto: cocinar, reír fuerte, conectar y soñar despierta. Asesoro a emprendedores sobre redes sociales y blogging. Acá juego :-)


Qué andás pensando? Te gustó el post? Contame

3 ideas sobre “Sopita calentita y cremosa!