¿Cómo saber si es el amor de tu vida? 4


 

Cómo negarlo! Esta es la semana del amor 😀

Una semana feliz para algunas,  miserable para otras y completamente indistinta para el resto.

Aunque creo que todo es cuestión de perspectivas y que, al fin de cuentas, las cosas siempre son lo que pensamos de ellas.

Recuerdo estar muy bajoneada un 14 de febrero (hace muchos años) y hablar con un bloguero sobre la pavada de festejar a los enamorados un solo día al año, sobre lo tarado que era importar costumbres de afuera y sobre lo cruel que era restregarle a los que no tenían pareja una razón más para estar mal. Resultó que unas semanas después conocería en persona a ese muchacho que terminaría siendo el amor de mi vida y mi esposo (todo en ese mismo año y los sucesivos) y el padre de mi hija 5 años después. Vueltas de la vida ¿vio? (eso y que…  blogueando conocí a mi marido!)

Lo tengas o no lo tengas, hoy es un buen día para reflexionar sobre el amor. Porque, después de todo, el amor está en cada ser que te rodea y no valorarlo es no valorarte a vos.

Las 3 señales de que es el amor de tu vida

No soy lo que se dice una mina experimentada. Pero, como te dije en el primer post de esta temporada, aprendo de los demás por empatía. Lo que me quedó claro son las tres señales de un amor para cultivar y ayudar a crecer:

1. El amor dignifica

El verdadero amor te hace sentir digna, amada, escuchada, comprendida, acompañada. El verdadero amor te hace inmensamente feliz. No midas tu felicidad en décadas, medilas en instantes. El otro puede ser un buen hombre o una buena mujer, pero si no te hace sentir digna/o entonces no hay curita que ayude a cicatrizar ese sentimiento. No alcanzan las flores o los regalos de película, el valor es algo que se da en cada acto y en cada palabra. El valor incluso se da con la mirada y con la caricia.
Si estás pasando por un momento complicado en este sentido recordá las palabras de Eleanor Roosevelt: “Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento” .

2. Cuando tengas que elegir con idea de futuro pensá: veo a este hombre/esta mujer como el padre/madre de mis hijos?

Es una pregunta increíblemente reveladora! aunque tengas 20 años, no importa. No significa que tengas que ser  madre o padre ahora mismo. Destaca el principio de realidad, te pone en situación: realmente vale la pena invertir energía, construir historia y generar sinergia con alguien que no comparte un proyecto de vida? Si la respuesta es no, sopesá cuanto de importante es ser padre o madre para vos (no lo que te dicta la sociedad o la familia, sino lo que para vos es importante) y decidí con sinceridad. Obviamente esta pregunta no te surge al instante de conocer a tu pareja, pero cuando sea el momento de elegir… tenela muy en cuenta.

3. Construir puentes y tejer sueños

En una relación nos convertimos en arquitectos y tejedores. Si uno de los dos teje o construye de más, todo se desnivela. Lograr un timeming es importante, saber esperar y comprender los tiempos del otro también. Ahora, si siempre tengo que esperar o siempre tengo que arrastrar al otro… hay algo que no va bien.

Si no puedo construir proyectos en común, proyectos que estén más allá de los objetos (auto, casa, bicicleta, tiempo compartido, metegol….), si no puedo soñar en compañía, entonces algo va mal. “Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección” había dicho el autor de “El principito” y claro que es así! Sino de tanto mirarnos nos aburrimos y ahí estamos al horno con fritas :-/

No esperes a estar mal para construir un proyecto o tejer un sueño… no seas cigarra! Al amor hay que regarlo todos los días 😀

Y si hubo periodo de sequía y está un poco marchito pensá si vale la pena el esfuerzo: es un montoncito de perejil, una rosa china o un roble? A veces hay que saber renunciar a los caprichitos y las demandas para que todo vuelva a acomodarse; a veces hay que dejar las cosas como están, aceptar la realidad y avanzar.

No son decisiones fáciles de tomar. No lo hagas a la ligera. Cuando sientas que estás agonizando pensá que nunca te ponen pruebas que no puedas superar. Respirá, meditá, serenate.

¿Qué estás dispuesto/a a renunciar? ¿Qué cosas no negocias? Acá tenés que pensar muy bien y hacer un verdadero trabajo de discernimiento: qué es esencial y qué es accesorio en vos, que cosas son parte de tu identidad y cuáles son hábitos molestos a los que podés renunciar (y de paso te hacés un favor!).

Cuando la tempestad arrecia no hay que salir a ensillar. Cuando la sequía se apodera de tu felicidad, hay que salir a buscar agua fresca.  ¿Cuándo lo uno y cuándo lo otro? Cada quien sabe, si acalla el bullicio de la cabeza y enfría la ebullición del corazón la intuición aflorará con la respuesta correcta.

Si para que otro sea feliz vos tenés que renunciar a serlo, entonces hay algo que no está bien.

Si para que otro tenga existencia vos tenés que renunciar a tenerla, entonces algo no está bien.

No existe el sujeto perfecto, pero siempre hay alguien perfecto para nosotros. Alguien que nos quiere por lo que somos y alguien al que querer por lo que es. Así de simple y así de profundo.

El secreto mejor guardado de una relación que permanezca es: en qué te haz convertido a su lado? Si sos una mejor persona, eso debería ser una buena señal! Si sos una persona triste, infeliz, amargada… mmhhhh.

El amor vale la pena!

(pero hay que ejercitarlo)

Siempre vale la pena el amor, el amor que construye, que inspira, que nos hace mejores personas. Hay que apostar a ese amor y si no lo encontramos o nos equivocamos no castigarnos: respirar bien bien profundo y aprender a amarnos a nosotros mismos tal y como somos… porque si no me amo por lo que soy (sin importar cuántas arrugas, rollitos, canas, bolsillos vacíos o poca gracia o luces tenga) dificilmente encuentre alguien que lo haga.

Pero para que el amor funcione hay que ejercitarlo: hay que ponerle entusiasmo, cariño, paciencia, admiración, sorpresa, diálogo, proyectos. Hay que cultivar también el arte de la comunicación: escuchar al otro, hablar de lo que nos pasa, lo que necesitamos. Sin comunicación franca y abierta las relaciones no prosperan.

Que la vida te sonría, y sino: sonreile vos 😀

 10 ideas para San Valentín

love

O para cualquier momento del año 🙂

Es muy simple: lo imprimís en una hoja A4 (o en una oficio y le cortás lo que sobra) , recortás las lineas de punto y lo pegás en un lugar de la casa que sea bien visible. Vos recortás el regalito que querés recibir y lo invitás a él a hacer lo mismo.

Y a celebrar el amorrrrr todos los días!

download


Acerca de Cin

Sra d 40, aunque parezca d 30. Mi secreto: cocinar, reír fuerte, conectar y soñar despierta. Asesoro a emprendedores sobre redes sociales y blogging. Acá juego :-)


Qué andás pensando? Te gustó el post? Contame

4 ideas sobre “¿Cómo saber si es el amor de tu vida?