Mi costado menos perfeccionista 4


dedopirata

Nací con el gen perfeccionista. Ok, para muchísimas cosas está bueno: uno busca ser excelente, dar lo mejor de sí, saltearse lo mediocre. Pero para muchísimas cosas no está bueno: te paraliza, te hace dudar, los tiempos se te hacen chicle.

¿Qué elegís? ¿Qué priorizás? ¿Qué abrazás?

Para algunos la respuesta viene fácil… para otros no, para otros es un infierno de opciones intermedias. Y no pasa nada. Cada uno es como es y hay que aprender a convivir con ello.

La vida no es una foto donde siempre salís divina.

“¿Qué harías si tuvieras todo el tiempo de este mundo
y no importara ni el pasado ni el futuro?”

pregunta Pol 3.14

(escuchate el tema que está buenísimoooo! y si viste o estás viendo “El Barco” ya sabés de lo que hablo ¿no? qué historia de amor la de Ulises y Ainoha!)

 

¿Qué harías? (eso! contame en los comentarios qué harías, que soy muy curiosa jajaja)

reirse

Así que en eso ando, buscando el justo medio, que como vivimos inmersos en el cambio… siempre está en movimiento. No es fácil, pero creo que para eso estamos vivos: para encontrar el ritmo y aprender a bailar con lo que nos toca, el tiempo que tengamos ¿no?

Soy una perfeccionista patológica en recuperación. Lo acepto. Me gustan las cosas bien hechas, pero aprendí que si tengo que elegir entre algo “perfecto” y algo hecho… debo elegir algo hecho. Mi dedo pirata me lo recuerda, no existe la perfección y no conviene aferrarse a las cosas que están condenadas a desaparecer. Hay que vivir, hay que amar, hay que sentir, hay que Ser… como salga, como se pueda. Hay que vivir!

Este blog fue y vino mil veces. Al final, va a quedar casi como empezó: con el ruido a sartenes y el fuego de los fogones… los reales y los metafóricos.

Creo que siempre hay que jugarsela por lo que uno cree, dejar de mirar tanto lo que hacen los demás, dejar de señalar y encogerse de hombros cuando alguno te señale. Ver el tiempo como un minuto más vivido y no un minuto menos de vida. Ser auténticos, con todo lo que ello implique.

Así que acá estoy.

Yo, toda yo… o casi.

Así, como me sale.

¡Gracias por pasar!


Acerca de Cin

Sra d 40, aunque parezca d 30. Mi secreto: cocinar, reír fuerte, conectar y soñar despierta. Asesoro a emprendedores sobre redes sociales y blogging. Acá juego :-)


Qué andás pensando? Te gustó el post? Contame

4 ideas sobre “Mi costado menos perfeccionista

  • veromariani

    feliz regreso vainillita querida! y aplaudo tu grito de ser auténtico 😀
    y qué haría? en este momento? DORMIR MIL HORAS! eso. simple.
    nos leemos amiga 🙂

  • Flac_k

    Cin, debe ser la luna, las estrellas…que nos tienen a todas como dando giros. Yo personalmente estas últimas semanas creo que estoy cerrando capítulos que tenía abiertos desde el año pasado y que no me han dejado comenzar este como debe ser, si, en abril! y no he comenzado el año como se debe.

    Lo que dices del no aferrarse a lo que tiene que cambiar es lo que me tiene en el mismo punto “la rebeldía” de quedarme en el mismo sitio negándome a cambiar. Tú estás tratando de ser perfeccionista y yo estoy dejando de tener cosas inconclusas por ahí, me cuesta, me cuesta el miedo al fracaso, la vida sencilla en medio de tanta gente con tantas cosas que a veces me siento conformista, pero me refugio en lo que creo y a veces me lo confirmo.

    Me sirvió la catarsis! ánimo Cin, dale la vuelta a las cosas que eres una experta en ser feliz!

    Un abrazote

    • Cin Autor

      Debe ser nena, debe ser! Lo importante es darse cuenta, ese es el primer GRAN paso… y a partir de ahí pequeños steps en la dirección correcta. Yo estoy tratando siempre de escapar al perfeccionismo patológico, vengo bien… pero a veces vienen las recaídas jajajaja Muchas suerte con esos ciclos que se cierran, hay decisiones que uno dilata, pero cuando las toma siente un gran gran alivio. Abrazoooooooo!!