Cooked, alquimia doméstica 2


cocinemos-cooked

“Todos tenemos memorias de alguien cocinando para nosotros,
ese acto de generosidad y amor sigue vivo en la mayoría de nosotros”. Pollan

 

Me gusta cocinar. Me gusta comer. Soy así, no lo puedo evitar. Y confieso que le desconfío al que cocina y no come o al que come y no cocina. Las cosas como son. Como diría Kung Fu Panda: “Uno se adapta a cualquier cosa, menos a no comer” jajajajaja.

Por eso cuando Netflix anunció una producción original que tenía como protagonista a Michael Pollan y el fabuloso mundo de la cocina y sus procesos pegué un salto tan grande que me tuvieron que ir a buscar a la terraza JAJAJJAJ. Les juro, anoté el día del lanzamiento en mi calendario y todo!

Me lo vi casi de un tirón. Los 4 capítulos.

Me encanta cómo reflexiona Pollan acerca de lo que simboliza el acto de cocinar, cómo investiga acerca de procesos, cómo recorre el mundo en busca de respuestas, el valor de los ingredientes y de cómo hemos ido perdiendo -un poco por comodidad, otro poco por dejarnos lavar el bocho por las supuestas bondades de ciertos productos procesados- el placer por elaborar nuestros propios alimentos.

Algunos piensan que es una serie documental para foodies que intenta dejar mal parados a aquellos que recurren al “caliente y sirva”. Yo creo que es un llamado de atención acerca del tiempo y los valores. Más allá de la irremediable cantidad de nuevas dolencias e intolerancias que los productos procesados han generado a lo largo de los años, hay algo más esencial, más mágico si se quiere, y es el acto de crear y el acto de compartir esa creación. La maravillosa intervención del fuego, del aire, del agua o de la tierra en esos procesos. El arte de elegir ingredientes y hacerlos renacer en algo nuevo.

Cocinar nos enseña a esperar. Cocinar nos enseña a conjugar. Cocinar nos enseña a observar. Cocinar nos enseña a experimentar, a resolver sobre la marcha -cuando las cosas no salen como se supone que deberían salir-, nos obliga a estar atentos, nos enseña acerca del tiempo. Nos anima a investigar. Nos enseña a disfrutar.

Luego de cocinar un platillo, por más simple que sea, uno lo come con respeto, con agradecimiento, con alegría, con cierta curiosidad. No es lo mismo engullir que comer. No lo es.

¿Cuándo comer se convirtió en un trámite y dejó de ser ceremonia?

58kaaqam3b5gxbyslrt7

Mucha gente ve el cocinar una perdida de tiempo, tiempo que quizás invierten en esperar el delivery o hacer la cola del supermercado. Esas incongruencias.

Hay personas que no les gusta cocinar, otras que dicen que no saben. A las primeras le preguntaría qué es exactamente lo que no les gusta del cocinar (… me juego la canela que es limpiar todo luego de terminar jajajajajajaj) y a las segundas las invitaría a aprender; no es necesario ser chef para disfrutar de la cocina. Una abuela, una tía, una amiga te pueden enseñar lo básico… todo lo demás es bueno descubrirlo poco a poco y por uno mismo. Realmente vale la pena probar, darle una oportunidad a la cocina.

Uno libera tanto amor al cocinar!! Para algunos es una experiencia espiritual; para otros, erótica, para aquellos la posibilidad de explorar las leyes de la física y de la química; para estos un momento de creatividad sublime o de invención… ya ven, cada uno encuentra lo que busca, aunque en el fondo todo sea parte de lo mismo: nuestra humanidad.

Cooked es uno de esos documentales que se dejan en el paladar, que se saborean, que se vuelven a probar.

La primera temporada está dividida en 4 capítulos: Fuego, agua, aire y tierra. Aire y tierra son los que más disfruté. Sumé experiencias culinarias para probar, como por ejemplo, intentar crear masa madre (un proceso alquímico alucinante).

La naturaleza está llena de maravilla, solo hay que saber mirar, tocar, oler, degustar.

26159_1359103053853_4378526_n

A los 4 elementos yo le agregaría un 5to, uno fundamental, uno que conocían nuestras abuelas y que se ha ido perdiendo… el 5to elemento es el prana, es esa calidad de energía propia y del lugar que hace que no sepa igual un platillo aunque lleve los mismos ingredientes. La energía de los lugares, la fuerza del terruño, la idiosincracia del agua, del fuego, del aire, de la tierra. La energía personal que se escurre por nuestras manos y lo impregna todo. El ingrediente secreto, siempre es el cocinero, su amor y su tierra.

 

Ficha técnica:

Cooked.  Serie documental. Producción original de Netflix

Basado en el libro del mismo nombre del crítico culinario y autor Michael Pollan

Productor: Alex Gibney.

1era temporada: 4 episodios

Duración aproximada por episodio: 50′

Miralo en Netflix 

Cocinalo en tu casa.

cocinemos


Acerca de Cin

Sra d 40, aunque parezca d 30. Mi secreto: cocinar, reír fuerte, conectar y soñar despierta. Asesoro a emprendedores sobre redes sociales y blogging. Acá juego :-)


Qué andás pensando? Te gustó el post? Contame

2 ideas sobre “Cooked, alquimia doméstica

  • Andrea Cardozo

    Me encantó la serie, digamos que llegué a ella por casualidad, mi capítulo favorito fue Fuego. Me llamó mucho la atención cuando dijo que pasamos horas viendo a gente cocinar pero no lo hacemos!!! jajaja, yo soy esa persona, tengo infinidad de recetas y libros de cocina, pero pocas las llevo a la práctica.

    Yo creo que eso pasa porque crecí con resultados rápidos “sólo agregue agua” ;), me gustan las recetas que no duren más de una hora de preparación, aunque debería ser un ritual diario yo no cocino todos los días, a pesar de que sé que es la mejor manera de construir hogar, compartir la mesa, alimentarse mejor, ser más sanos, etc. Tendré que buscar una motivación más instintiva, ancestral. También me sorprendió y siento que es cierto, que la generación anterior no cocina, mi madre fue una mujer trabajadora toda la vida, así que la que cocinaba era mi abuela, pero no con mucho gusto, eso también debe influir en los recuerdos y en lo que llamas prana.

    Intenté seguir tu consejo de programar los menús de la semana pero me fue imposible! debe ser que me complico mucho.

    Te mando un abrazo 😉

    • Cin Autor

      Jajajajajaj Andreeee! Me hiciste reír. Suele pasar muy seguido, eso de ver y no hacer.
      Y sí, seguro que el entorno influye muchísimo. Si creces con la sensación que cocinar es una carga seguramente no le tomes mucho cariño.Voy a ir subiendo más recetas así te doy ideas de menues semanales. Vamos q se puede, cuando le agarres el gustito verás lo divertido que resulta. Abrazo enorme y gracias por pasar :-*