Poema gastronómico


poemagastronomico

¿Por qué será que algunos ven a la comida solo como comida?

Es que si nos demoramos en ver, oir, oler, saborear, tocar… cada ingrediente es una fiesta en sí mismo. Cada ingrediente es la oportunidad de celebrar y celebrarse. Cada ingrediente puede ser un auténtico poema.

Actos tan cotidianos y minúsculos como: tamizar harina,  espolvorear canela, hacer crujir el pan recién horneado, probar el tuco, el aroma de la sopa de verdura cuando el apio comienza a cantar, el sonido de las semillas de sésamo al caer sobre la ensalada, el aceite deslizándose lentamente por entre las nervaduras de las lechugas. El crujir de una manzana.

Magia. Simple y pura, magia.

Un gran festín a 4 cubiertos o un simple higo recién cosechado de la higuera. Todo tiene su encanto si se come con pasión.

La cocina está llena de maravilla y es lo más dulce del mundo que puedas suspirar por un limón.

 

Y la maravilla es algo que siempre se disfruta en cámara lenta. Saborea cada ingrediente. Saboréalo con todos tus sentidos… deja que jueguen los crocantes y los carnosos, los secos y los húmedos, los duros y los blandos, los dulces y los amargos, los salados y los ácidos… pon a jugar a tus ingredientes y descubrirás un mundo nuevo… justo cuando creías que ya lo conocías todo.

 


Acerca de Cin

Sra d 40, aunque parezca d 30. Mi secreto: cocinar, reír fuerte, conectar y soñar despierta. Asesoro a emprendedores sobre redes sociales y blogging. Acá juego :-)

Qué andás pensando? Te gustó el post? Contame