Receta: Pancitos de leche


(*)

No se ustedes, pero yo soy de la época del “abuelito dime tú”, recuerdo que cuando salió la peli fuimos con mi hermano y mi mamá a verla al cine Maxi que quedaba en la calle Carlos Pellegrini, entre Viamonte y Tucumán. Por esas épocas ir al cine o al teatro era un rareza. Lo organizaba la revista Humi y por los pasillos del teatro pasaban sus personajes en tamaños inmensos, a los que mi hermano se aferró con pasión y admiración jajaja.

Alguno fue a esa primera función? Sí, ya sé.. me agarró el viejazo jajajajaja.

 

En fin, Heidi se guardaba los pancitos muy suaves y esponjosos que servían en la casa de Clarita, los guardaba para la abuela de Pedro. ¿Recuerdan?

Heidi es el símbolo de la resiliencia, la compasión y la dulzura, virtudes que admiro profundamente desde niña.

Hoy les traigo un trozo de infancia y amor en forma de pancitos.

Son lo más suave, esponjoso y delicioso que van a probar en su vida… bue, salvo las patitas de bebés, pero esos se comen a besos,  jajaja.

Pan de leche

Vamos a necesitar

  • 550 gr Harina 000
  • 250 ml de Leche (a temperatura ambiente) (pst! tené en cuenta de descontar de esta cantidad lo que uses para activar la levadura 😉 )
  • 50 ml Aceite (si es de Oliva, sos Gardel!)
  • 70 gr Azúcar
  • 50 gr de levadura fresca (o un sobrecito de levadura seca)
  • 1 cdita de Sal
  • 1 Huevo
  • Leche para pincelar

Procedimiento

Activar la levadura y dejar reposar en lugar cálido.

Mientras se produce la magia..

Colocar en un bol o sobre la mesada directo (a mi me gusta comenzar en el bol  y después seguir en la mesada) la harina, el azúcar y la cdita de sal, mezclar y hacer volcancito [si estás usando la levadura seca métela aquí con el resto de los ingredientes secos]  en el huequito volcar la leche, el aceite y el huevo.

Unir con las manos, hacé de cuenta que son un tornado, pero suavecito.. un tornado con corazón de osito jajajaja.

Cuando más o menos tenés el asunto avanzado, haces un huequito, again, y le volcas la levadura activada.

Vas mezclando, agrega harina si ves que te quedó muy chirle o leche si te quedó muy dura. La masa es elástica y suave.

Amasas un poco y reservas en lugar cálido, tapadita, por unos 20 minutos o hasta que duplique su tamaño.

Espolvoreas la mesada con harina y colocas el bollo. Como no tengo tanta fuerza en los brazos yo me arreglo con porciones pequeñas para amasar, sino quedo de cama. Pero si sos fortachón, fortachona… dale con todo de una.

Si querés hacer pancitos pequeños te quedan como unas 2 docenas y media. Si querés armar baguetines, te quedan unos 8.


Cortas el bollo en tantas partes como pancitos pensas hacer, lo amasas bien y le das su formita. Los colocas sobre una placa enmantecada, dejando espacio entre ellos xq van a seguir leudando. Con un cuchillo filoso le haces unos cortes no demasiado profundos. Los tapas y los dejas en un lugar cálido por unos 20 minutos más. 15 minutos antes precalentáis el horno, en mínimo.. no queremos que se nos asusten los panes.

Antes de meterlos pincelalos con leche. Unos 25 minutos deberían bastar, pero eso depende mucho de tu horno. Los vas a ver doraditos, apenas. Entonces ya están.

Pst!

Probalos tostados con aceite de oliva, unos granitos de sal gruesa y canela; así los comía mi abuelo [cuando no andaba de expedición por los Andes, comiendo pan al rescoldo con zonda jajaja]. Son la gloria!

 

(*)  Fuerza emprendedora!

El tejido rojo corazón que ven en la primer foto es una bufanda-cuello de la genia de Pau más conocida como Pretty Juana, el conejito abrigadito está confeccionado con fibras y tintes naturales y es de Un Fruto, no es un amor?


Acerca de Cin

Sra d 40, aunque parezca d 30. Mi secreto: cocinar, reír fuerte, conectar y soñar despierta. Asesoro a emprendedores sobre redes sociales y blogging. Acá juego :-)

Qué andás pensando? Te gustó el post? Contame