Receta: Arvejas con crema de curry 2


Dicen los que saben que no se puede comer el mismo curry dos veces [aquí te enseñan cómo hacerlo en casa], como el río donde se bañaba Heráclito, el curry es vida y  singularidad. El curry es también alma.

La mayor parte del problema del sabor se debe a que se usan las especias con la cabeza, cuando en realidad lo que le da sazón a la comida es el corazón.

Cuando pruebes un bocado, deja que tu gusto, olfato y tacto conecten con tus emociones… solo así sabrás encontrarle el punto justo, ese que haga suspirar a quienes saboreen tus platillos. Lo esencial es invisible a los ojos, pero no al paladar.

Amo los relatos con aromas, o los aromas con historias que se cuelan entre los ingredientes hasta convertirse en uno más. Así que, antes de pasarles la receta, quiero compartir con ustedes esta historia, para que reflexionen mientras hacen magia con la cuchara de madera y  las manos.

El ermitaño y el buscador

“Se trataba de un genuino buscador, extranjero. Llevaba muchos años de búsqueda incansable, rastreando inquebrantablemente la Verdad. Había leído las escrituras de todas las religiones, había seguido numerosas vías místicas, había puesto en práctica no pocas técnicas de autodesarrollo y había escuchado a buen número de maestros; pero seguía buscando.

Dejó su país y se trasladó a la India.

Viajó sin descanso. Había ido de un estado a otro y de ciudad en ciudad, indagando, buscando, anhelando encontrar. Un día llegó a un pueblo y preguntó si había algún maestro con el que entrar en contacto. Le comunicaron que no había ningún maestro, pero que en una montaña cercana habitaba un ermitaño.

El hombre se dirigió a la montaña. Comenzó a ascender por una de sus laderas, no sin dificultad. De súbito, observó que el ermitaño bajaba por el mismo sendero por el que él subía. Cuando estaban a punto de cruzarse e iba a preguntarle el mejor modo para acelerar el proceso hacia la liberación, el ermitaño dejó caer en el suelo un saco que llevaba a sus espaldas.

Se hizo un silencio profundo, estremecedor, total y perfecto.

Un aroma a curry lo impregnó todo.

El ermitaño clavó sus ojos, sutiles y elocuentes, en los del buscador.

¡Qué mirada aquella! ¡Qué mirada!

El ermitaño cogió de nuevo el saco, lo cargó a su espalda y prosiguió la marcha.

Ni una palabra, ni un gesto, pero.. ¡qué mirada!

El buscador, de repente, comprendió en lo más profundo de sí mismo.

No se trataba de una comprensión intelectual, sino inmensa y visceral.”

Arvejas Shankh

Los días frios nos invitan a empollar en casa y comer legumbres, pero créanme que hay opciones además del guiso. Aquí les traigo esta deliciosa receta llena de texturas y sabores que encierran todo lo bueno en un cuenco.

Vamos a necesitar

  • 250 gr Arvejas secas (remojadas unas 8 hs)
  • 1 cebolla mediana
  • 2 cdas de maicena
  • 200 cc crema de leche (nata)
  • 2 cdas bien colmadas de curry
  • sal
  • olivas griegas (a gusto del consumidor)
  • sésamo tostado (para espolvorear)

Procedimiento

Lavamos las arvejas que estuvieron remojadas y las cocinamos con un puñadito de sal y una hoja de laurel, hasta que estén blanditas.

Mientras, preparamos la crema: chorrito de oliva, cebollas picadas finitas, puñadito de sal. Cuando estén jugocitas les agregamos la maicena (fécula de maíz) y mezclamos, luego el curry y la crema de leche (si preferís q sea un poco más liviana podes reemplazarla por leche… pero obvio con crema queda nirvánico jaja), te conviene ir echando poco a poco el liquido e integrar hasta que te queda homogéneo. Corregí la sal, si es necesario. Vamos a dejar que siga hirviendo, a fuego lento, revolviendo de tanto en tanto por unos minutos.

Retiramos y reservamos.

Cuando estén las arvejas podés mezclar todo o servirlas como si fueran pastas con salsa. Completar con aceitunas griegas, espolvorear con sésamo apenas tostado y  chorrito de aceite de oliva, opcional.

Bon apetit!!

 

Recomendados Netflix

Para esos días en los que amerita sillón y manta, les recomiendo:

Today Special, una peli de esas que te hacen cosquillitas y te hacen dar cuenta que las oportunidades siempre están ahí, si las sabemos ver.


Acerca de Cin

Sra d 40, aunque parezca d 30. Mi secreto: cocinar, reír fuerte, conectar y soñar despierta. Asesoro a emprendedores sobre redes sociales y blogging. Acá juego :-)


Qué andás pensando? Te gustó el post? Contame

2 ideas sobre “Receta: Arvejas con crema de curry